Una de las habilidades prácticas que reúne la inteligencia emocional es la empatía. Empatía es la capacidad de percibir lo que otro puede sentir en un determinado contexto, llegando a participar afectivamente de su realidad.

Este vídeo de la doctora en trabajo social Brené Brown enseña a distinguir entre los conceptos de empatía y simpatía con ejemplos cotidianos. Es simplemente genial.

Además, da pistas sobre algunas de las dificultades que suelen impedir que algunas personas conecten con los demás y se comuniquen satisfactoriamente con ellos.

 

 

Básicamente, resume la empatía como un sentimiento de conexión, mientras que la simpatía conlleva desconexión. Explica que la empatía comprende cuatro cualidades: la capacidad de tomar la perspectiva de la otra persona, la de no juzgar al otro, la habilidad de reconocer las emociones en el interlocutor y la capacidad de comunicarlo.

En definitiva, la diferencia básica es que la empatía conlleva compartir, sentir con el otro, acompañar. La simpatía sólo permite comentar desde la barrera, sin mojarse. Y no todo el mundo es capaz de hacerlo, de sentirlo, de asumir el coste emocional que conlleva la empatía.

Aunque también tiene su recompensa: la empatía conecta, la simpatía desconecta.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*
Website